| 1 comentario(s)

La burbuja de las series (políticas)



Retorna Juego de Tronos, la serie de las series. La historia que inspira todo tipo de analogías y cuyas escenas siempre encuentran su reflejo en una maltrecha realidad que, lamentablemente, no suele estar a la altura de la ficción. Sin dragones, un ejército de inmaculados, enanos respondones ni un eunuco refranero, la política se muestra ciertamente decepcionante, y es que parece que nada está a la altura de las expectativas generadas por nuestras series de referencia. Culpa, principalmente, de esa obsesión que intenta explicar la política a golpe de guion televisivo, episodio a episodio. Esa apuesta por resumir toda la actividad política en un compendio de frases de nuestros personajes fetiche, sobre todo si son de algún malo oficial… un Lannister, un Underwood o el mismísimo Alister Campbell. La política española vive ensimismada inflando la burbuja de las series de televisión. Una burbuja que no es fruto de la altísima calidad de algunas producciones, auténtica edad de oro, sino del empeño que ponemos en verlo todo a través de esta óptica en un vano intento de soñar con algo más divertido que lo que vemos en el telediario.
| 0 comentario(s)

Comunicación política digital: We the e-People



Escuchar, escuchar atentamente. Esta parece la máxima que obsesiona a la política en la última década y que tiene en la apertura de (nuevos) canales de comunicación su principal expresión. Una apertura en la que ha insistido el marketing político en su constante empeño por procurar el idilio entre la oferta y la demanda. Las TIC y las redes sociales que cambiaron el marco de referencia, el modo en el que se relacionan los actores dentro del espacio en el que se desarrolla la comunicación política, procuran una interacción más dinámica, más volátil… más imprevisible. La tecnocratización de la sociedad, con la que los responsables políticos y públicos podían conocer a golpe de encuesta los problemas de los ciudadanos, sus demandas, su grado de aceptación de las propuestas políticas… se ha visto superada, no por haber perdido capacidad a la hora de recoger información sensible, sino por no favorecer la incorporación activa de los ciudadanos.

| 0 comentario(s)

De Campaigns Inc. al Analyst Institute


«You must make the product interesting, not just make the ad different» 
Rosser Reeves 

Corría el año 1934, la Gran Depresión golpeaba en los estómagos de una California que contaba con una tasa de paro superior al 25%, cuando el escritor y socialista Upton Sinclair presentó un plan revolucionario para paliar la creciente pobreza: EPIC (End Poverty in California - movement). Una idea sencilla, ceder las fábricas vacías y las tierras sin cultivar a los trabajadores para que pudieran hacerse cargo de ellas y alcanzar el autoconsumo. Todo un desafío a la lógica del capitalismo que se convirtió en la base de su candidatura del Partido Demócrata a gobernador del estado y que recibió la respuesta del establishment en forma de la primera campaña total de una consultora política.
| 0 comentario(s)

Esa iniciativa llamada 'segunda transición'



La importancia del naming a la hora de vender un producto es (casi) más importante que la idea misma que lo origina. Quizás por ello, el cambio político que se anuncia a modo de lanzamiento comercial como la segunda transición tiene tantos valores aspiracionales que podría lograr la redención de toda la humanidad por sí misma. Un nuevo proceso, constituyente o no, reformador o no, pero, en cualquier caso, muy diferente de una primera transición que actúa como referencia obligada de este propósito que vincula, de manera indefectible, formar gobierno (no popular) con la transformación de todo el sistema.  
| 1 comentario(s)

Mejor guapo que feo. Mejor mejor que peor



Una cara atractiva parece el mejor reclamo para el éxito, también el éxito político. Un principio que intentan cumplir cientos de asesores que preparan la escenografía de sus asesorados para que se les vea atractivos sin llegar a ser arrebatadoramente guapos. No hay que pasarse, cierto grado de frivolidad es admisible pero demasiada puede destruir al mejor de los candidatos. En cualquier caso, ser atractivo ofrece un importante ventaja competitiva, o al menos eso deben pensar millones de electores que al ver el rostro de los candidatos a los que, en una fracción de segundo, deciden premiar con su voto. Un fogonazo visual capaz de influir en su comportamiento y determinar, en parte, el éxito de una candidatura. ¿Es poco racional? Sí. ¿Acaban los votos en la urna? Sí. 
| 0 comentario(s)

Turno para la campaña del bipartidismo



Acabados los multidebates pudiera parecer que la campaña de Ciudadanos y Podemos ha finalizado. Sin la atención mediática que este tipo de actos electorales proporcionan, y salvo alguna sorpresa de última hora, el ritmo de la campaña se vuelve más anodino a la espera del repunte de fin de fiesta. No obstante, siempre hay quien se empeña en mantener en primera línea a los partidos emergentes, aunque se olviden de otros que tienen representación parlamentaria. Un empeño casi hercúleo arrebatar titulares a PP y PSOE el día grande del bipartidismo.
| 0 comentario(s)

Cuando el mono acierta con las teclas...



Una de las teorías más singulares, y hay para elegir, sobre los patrones estadísticos que tienden al infinito, es el teorema del mono infinito. Formulada en 1913 por el matemático Émile Borel en su obra Mécanique Statistique et Irréversibilité, se concreta en un sencillo planteamiento: si mil monos sentados frente a una máquina de escribir teclean al azar durante diez horas al día, sería muy poco probable que el texto resultante fuese similar a un libro publicado («Hamlet»), y aún así podría suceder. Algo similar deben pensar muchos de los consultores (y adheridos) de las campañas electorales, todo el día cargados con sus tablets tecleando hasta el infinito en la búsqueda de la propuesta definitiva que derrote al adversario y asegure la victoria en las urnas.
| 0 comentario(s)

Viejos y nuevos recuerdos



Los jóvenes son propensos a tomar más riesgos, probar nuevos productos y votar nuevos partidos. Los ancianos se vuelven más conservadores y su comportamiento electoral se hace más estable. Afirmaciones que simplifican conductas y que el neuromarketing explicaría en términos de viejos y nuevos recuerdos. Quizás por ello liberar a los electores de sus viejos patrones de consumo, noqueando su memoria, se ha convertido en la obsesión de las fórmulas partidistas que pugnan por convertirse en una alternativa. Aspiraciones legítimas que podrían ser la clave para entender porqué el bipartidismo está en riesgo entre aquellos que han sido menos socializados por el sistema de partidos (o están más expuestos al marketing de los nuevos partidos).