| 1 comentario(s)

Mejor guapo que feo. Mejor mejor que peor



Una cara atractiva parece el mejor reclamo para el éxito, también el éxito político. Un principio que intentan cumplir cientos de asesores que preparan la escenografía de sus asesorados para que se les vea atractivos sin llegar a ser arrebatadoramente guapos. No hay que pasarse, cierto grado de frivolidad es admisible pero demasiada puede destruir al mejor de los candidatos. En cualquier caso, ser atractivo ofrece un importante ventaja competitiva, o al menos eso deben pensar millones de electores que al ver el rostro de los candidatos a los que, en una fracción de segundo, deciden premiar con su voto. Un fogonazo visual capaz de influir en su comportamiento y determinar, en parte, el éxito de una candidatura. ¿Es poco racional? Sí. ¿Acaban los votos en la urna? Sí. 
| 0 comentario(s)

Turno para la campaña del bipartidismo



Acabados los multidebates pudiera parecer que la campaña de Ciudadanos y Podemos ha finalizado. Sin la atención mediática que este tipo de actos electorales proporcionan, y salvo alguna sorpresa de última hora, el ritmo de la campaña se vuelve más anodino a la espera del repunte de fin de fiesta. No obstante, siempre hay quien se empeña en mantener en primera línea a los partidos emergentes, aunque se olviden de otros que tienen representación parlamentaria. Un empeño casi hercúleo arrebatar titulares a PP y PSOE el día grande del bipartidismo.
| 0 comentario(s)

Cuando el mono acierta con las teclas...



Una de las teorías más singulares, y hay para elegir, sobre los patrones estadísticos que tienden al infinito, es el teorema del mono infinito. Formulada en 1913 por el matemático Émile Borel en su obra Mécanique Statistique et Irréversibilité, se concreta en un sencillo planteamiento: si mil monos sentados frente a una máquina de escribir teclean al azar durante diez horas al día, sería muy poco probable que el texto resultante fuese similar a un libro publicado («Hamlet»), y aún así podría suceder. Algo similar deben pensar muchos de los consultores (y adheridos) de las campañas electorales, todo el día cargados con sus tablets tecleando hasta el infinito en la búsqueda de la propuesta definitiva que derrote al adversario y asegure la victoria en las urnas.
| 0 comentario(s)

Viejos y nuevos recuerdos



Los jóvenes son propensos a tomar más riesgos, probar nuevos productos y votar nuevos partidos. Los ancianos se vuelven más conservadores y su comportamiento electoral se hace más estable. Afirmaciones que simplifican conductas y que el neuromarketing explicaría en términos de viejos y nuevos recuerdos. Quizás por ello liberar a los electores de sus viejos patrones de consumo, noqueando su memoria, se ha convertido en la obsesión de las fórmulas partidistas que pugnan por convertirse en una alternativa. Aspiraciones legítimas que podrían ser la clave para entender porqué el bipartidismo está en riesgo entre aquellos que han sido menos socializados por el sistema de partidos (o están más expuestos al marketing de los nuevos partidos).
| 0 comentario(s)

La política ha muerto, viva el politainment!



Hace mucho, mucho, pero mucho tiempo… eran legión los que advertían de la degradación a la que la inevitablemente se conducía la política. La política de masas, esa gran amenaza para los defensores de una visión aristocrática de la democracia y ante la que cientos de autores llevan décadas escribiendo catálogos de supervivencia. Desde las claves ofrecidas de manera temprana en la Francia de 1967 por Roger-Gérard Schwartzenberg, quien por cierto llegó a la Asamblea Nacional, en su «L'État spectacle. Essai sur et contre le star system en politique», o el más temprano «Propaganda» (1927) obra de Edward Bernays, padre de las relaciones públicas… o mucho más temprano todavía, el «Breviario de campaña electoral» que Quinto Tulio Cicerón escribió a modo de diario de viaje de la campaña que su hermano Marco emprendió para ganarse el favor de los ciudadanos de la República romana [seguro que muchos esperaban encontrar una referencia al multicitado y poco leído «El arte de la guerra» de Sun Tzu, pero para replicar frases ya tengo como autores de cabecera a Oscar Wilde y Mark Twain].
| 0 comentario(s)

Neuropolítica y Big Data



Predecir el pasado, empeño de un ejército de politólogos que intentan, de este modo, encontrar algún sentido al fallido arbitrio que algunos llaman comportamiento político. Una tarea nada sencilla en la que, sin embargo, se ha alcanzado resultados significativos en la estimación del resultado futuro. Principalmente, por la mejora de unas técnicas demoscópicas que permiten adivinar en el horizonte la Magic Town imaginada por Gallup.

La emancipación de los electores, un logro renacentista que (al menos en parte) los liberó de los planteamientos clásicos que circunscribían su comportamiento a su pertenencia a un grupo o la identificación ideológica… Un universo lleno de autómatas en el que solo el voto racional (además de otros factores como la caída de la identificación partidista, la irrupción del consumismo político, etc.), y pese a la fuerte presencia del marketing en todo lo que tiene que ver con la política, permitió situar al ciudadano como el centro político sobre el que todo gravita. Pero… ¿si los electores no fuesen realmente libres? ¿Si fuera tan fácil condicionar su comportamiento como cruzar adecuadamente una serie de variables en una gran base de datos? ¿Si su posición política quedará determinada en la semana de gestación en la que el feto comienza a desarrollar su cerebro? Sin duda, una de las grandes aportaciones que la neurociencia y las aplicaciones del big data pueden ofrecer a la ciencia política, si es que permiten su supervivencia, además de su empleo para explicar o estimar el comportamiento, sino su capacidad para producirlo.

Leer más: Beerderberg nº 6
| 0 comentario(s)

Call for papers


I CONGRESO INTERNACIONAL COMUNICACIÓN Y PENSAMIENTO

Simposio: 

«¿El regreso de Prometeo?: algoritmos y big data desvelan el misterio 
de la comunicación política»

Abstract

Big data, inteligencia artificial, neuropolítica, redes sociales, crowdfunding, long tail, small data… una serie de herramientas, aplicaciones y conceptos que son empleados con frecuencia en el campo de la comunicación política y que suponen, por sí mismos, una innovación en el proceso político. Una serie de elementos cuya aplicación, con otros que ya operaban, ha permitido la incorporación de los ciudadanos a este espacio sin necesidad de intermediarios, permitiendo la aparición de un nuevo paradigma: la democratización de la comunicación política. La volatilidad, la producción e intercambio de información, la creación de nodos, interacciones entre los distintos actores políticos, etc. son las notas características de este nuevo marco de referencia que aparentemente han convertido en impredecible el escenario político. Sin embargo, las aplicaciones de big data, el neuromarketing o los nuevos desarrollos mobile ofrecen, entre sus múltiples servicios, la capacidad, o al menos la posibilidad, de explicar, estimar e inducir el comportamiento de los ciudadanos.

Este simposio se convoca con el propósito de presentar y analizar las nuevas dinámicas y herramientas que caracterizan la comunicación política y las campañas electorales en un intento de medir su impacto en la comunicación institucional, el rendimiento electoral, la calidad del proceso democrático...;

Deadline: 18 de diciembre

Normas para el envío de ponencias: http://comunicacionypensamiento.org/normativa.html
| 0 comentario(s)

El triunfo de las neuronas espejo



Un mono coge un objeto, otro hace lo mismo, luego otro… una serie de repeticiones o imitaciones que fueron estudiadas en la década de 1990 por el neurocientífico Giacomo Rizzolatti quien descubrió, junto con su equipo, la existencia (en la corteza motora) de las neuronas espejo. Unas células del cerebro que en los primates se activaban cada vez que observaban e imitaban el comportamiento de otros monos o de sus cuidadores. Todo un hallazgo en los animales que debía ser probado en los seres humanos. Una investigación arriesgada en la que la neurociencia ha trabajado desde entonces y en la que ha conseguido importantes avances, algunos también en la comunicación política (o eso nos gusta creer).