| 0 comentario(s)

Suárez, el hombre que no dio un solo mitin



Adolfo Suárez era un político en sentido estricto. Dentro de la tradición española de los políticos (con gran carga peyorativa), Suárez encajaba a la perfección en el modelo combinando una adecuada dosis de ambición, capacidad para la negociación, escasa formación compensada por una trayectoria político-profesional más o menos destacada, falta de meta prevista pero con la suficiente previsión para que el barco no zozobrase, gran oratoria, seducción y, sobre todo, carisma. Esta última, una de las notas más características de un abulense que ganó las elecciones de 1977 sin dar un solo mitin.
| 0 comentario(s)

Rosie the Riveter can do it!



Fácil de identificar el We can do it!, o erróneamente como Rosie the Riveter (Rosie la remachadora), obra de J. Howard Miller e icono del feminismo que fue tomado de uno de los muchos carteles motivacionales empleados durante la Segunda Guerra Mundial. Conflicto armado en el que la propaganda se empleaba, entre otras muchas cosas, para favorecer la incorporación de la mujer al mundo laboral, cubriendo los puestos de trabajo que los hombres habían dejado al alistarse. No obstante, este póster no forma parte de la amplia colección de cartelería institucional desarrollada por el Comité Creel en aquellos años sino que pertenece a la Westinghouse Electric, compañía de Pittsburgh (Pensilvania), que en 1942 encargó a Miller un póster con el que motivar a sus trabajadoras.
| 0 comentario(s)

Britain's War Propaganda Bureau



Alemania ya había dispuesto un aparato propagandístico institucional para servir a los intereses del Káiser Guillermo II cuando David Lloyd George, todavía Ministro de Hacienda*, además de aprobar las medidas necesarias para proveer los suficientes recursos para afrontar el escenario bélico, creó el War Propaganda Bureau (con sede en Wellington House). Consciente de la necesidad de combatir en el campo de la persuasión, el gobierno británico dispuso todos los medios necesarios para este propósito, nombrando Charles Masterman, escritor y diputado liberal, jefe del WPB.
| 1 comentario(s)

El Espíritu de 1914



"Yo no veo partidos políticos, solo veo alemanes", así comenzaba una alocución del Káiser Guillermo II en la que reclamaba para su proyecto imperialista la colaboración de todos los ciudadanos alemanes más allá de sus diferencias ideológicas o partidistas. Tras la movilización del ejército en el Este, apuntando directamente a Rusia, y la declaración de guerra a Francia en 1914, llegó el momento de financiar la campaña militar. Los Estados siempre han tenido una manera curiosa de pagar este tipo de disputas o ansias de conquista de otros pueblos o países: se inician las hostilidades, se moviliza al ejército, se declara la guerra, se moviliza a la población para que vaya a al frente a luchar y además se le pide que, por medio de la compra de bonos de guerra o la concesión de créditos del Estado que terminan pagando a través de impuestos, financie esa campaña militar. Este es el caso de la Alemania de la Primera Guerra Mundial, que tras la declaración de guerra a los países mencionados convocó un pleno en el Reichstag para aprobar créditos de guerra y la emisión de bonos.
| 0 comentario(s)

Haussmann urbaniza la red de redes



En un estadio temprano las incipientes revoluciones liberales se adueñaron de las calles como vía de participación política, de agregación de intereses, germen de la acción colectiva con el que vivieron episodios más o menos gloriosos, según el caso. Un espacio público de naturaleza política conquistado por los ciudadanos que suponía un cauce o vía de participación y cuyo control terminó por convertirse en objetivo del poder establecido. Fruto de esta obsesión, ya de una burguesía que se volvía más conservadora con el paso del tiempo, surgiría la idea de reestructurar las ciudades para establecer un mayor control del espacio público y la participación política que en ellas se producía.

| 2 comentario(s)

Más allá del centro-derecha, la derecha



Contaba Manuel Fraga en unas declaraciones que pueden verse, sino recuerdo mal, en la antología postapocalíptica dedicada a la Transición que Victoria Prego hizo para TVE, que uno de los grandes servicios que había prestado Alianza Popular (pre Partido Popular) había sido absorber a toda la derecha (se refería en particular a la extrema derecha) y conducirla por la vía democrática evitando, de este modo, comportamientos que pudieran haber puesto en peligro el tránsito a la democracia. 

| 0 comentario(s)

Divide et impera, primarias tuteladas



El PSOE ha presentado el calendario para unas primarias de las que saldrán (casi tod@s) l@s candidat@s para las Autonómicas (y Alcaldías de Municipios de más de 20.000 habitantes) y el o la candidat@ para las Generales de 2015. Un proceso abierto de elección en el que podrá participar cualquier ciudadano que pague una cantidad simbólica (2 euros) y firme la adhesión a los principios socialdemócratas. Toda una revolución que aspira a transformar para siempre la vida partidista española, exactamente igual que las primeras primarias del PSOE que en 1998 convocó Joaquín Almunia y que iban a convertirse “en un movimiento imparable, porque los ciudadanos quieren que los partidos estén más cerca de ellos”. 16 años después el PSOE ha retomado ese movimiento imparable.

| 0 comentario(s)

Pequeños partidos, ¿grandes oportunidades?



Encuestas y sondeos llevan tiempo indicando un cambio de tendencia en el comportamiento electoral. La caída, en mayor o menor medida, del apoyo a los dos grandes partidos abre un escenario en las elecciones al Parlamento Europeo que, de confirmarse, puede suponer el incremento de la presencia de fuerzas hasta ahora minoritarias en la Cámara europea y la llegada de nuevos partidos.